Publica tus viajes y comparte

Hotel Les Oliveres Beach Resort & Spa
Interior del baño y la habitación
Hotel con grandes y variadas piscinas
Práctico parque de columpios para los niños

Vacaciones en el hotel Les Oliveres Beach Resort & Spa

Hola, mi nombre es Fran y este pasado verano, en el mes de agosto he pasado siete días con mi familia, mujer y dos hijos en este fantástico hotel, Les Oliveres Beach Resort & Spa de El Perelló. El hotel está muy bien, en una zona tranquila cerca de la playa. Las habitaciones las hemos encontrado hermosas y grandes, con dos camas pegadas una a la otra de tamaño grande donde cabíamos todos. El servicio de limpieza de habitaciones pasaban todos los días, dejando la habitación bien recogida y limpia. Una pega que encontramos nada más llegar al hotel y confirmar nuestra reserva fue al pedir una cuna para el bebe, me dijeron que si se encontraba alguna libre enseguida me la pondrían en la habitación, después de varios días la cuna nunca llego. El hotel dispone de dos comedores amplios, uno exterior tipo terraza, además de un restaurante italiano, en el que tienes la opción de comer gratis un día cambiándolo por uno de los días del comedor normal si dispones de media o pensión completa. Antes de hacer la reserva del hotel leí unas cuantas criticas que se quejaban de las colas de entrada al comedor y algunas cosas más, como el idioma de los componentes del equipo de animación, etc... lo de las colas decir que es cierto que se formaban pequeñas colas de entrada, pero no pasaba ni un minuto que ya te encontrabas en el interior del comedor con tu mesa preparada y limpia, un servicio excepcional el de la gente que se encargaba del comedor, no paraban ni un segundo, además de simpáticos, agradables y educados. El bufet es amplio y bueno, nunca la comida esta a gusto de todos pero incluso se realizan comidas en el momento a la plancha como: carnes, pescados, tortillas, etc.. Por las noches las cenas eran dedicadas a un país diferente. Las piscinas del hotel están super bien, aunque eche de menos alguna otra piscina para los más pequeños, ya que solo hay una y es muy pequeñita. La sombra en las piscinas es casi completamente inexistente, ademas de que los olivos que rodean a las piscinas son pequeños y no dan ninguna sombra están infestados de avispas. Es lo que más me corto el rollo, porque el sitio es muy bonito para descansar en césped después de un baño en la piscina, pero las avispas siempre se encontraban merodeando por ahí, sin duda lo peor del hotel para mi. Es cierto también que el hotel está enfocado a la clientes franceses pero hay que reconocer que por lo menos el 70% de los que nos alojábamos eran de Francia, estos tenían incluso un cocktail de bienvenida, las actuaciones prácticamente todas en Francés, pero sí que tengo que decir que también lo repetían en español, y eso que eramos una minoría. Un hotel es difícil que puede estar a gusto de todos, nuestra experiencia ha sido en general buena, y si tenemos la opción de pasar otras vacaciones otra vez seguro que repetimos.