Islas

Isla de Creta
Heraklion
Playa en Creta
El mar de Creta

Creta

Creta es una isla llena de mitos, leyendas y tradiciones, la cuna de la civilización europea, además de el destino vacacional de miles de turistas, deseosos de disfrutar sus playas únicas de aguas azules y cristalinas.
La especial situación geográfica de Creta y su continuo cruce de culturas ha determinado su historia. Creta es la isla más grande de Grecia y la quinta en tamaño del mar Mediterráneo. Posee una superficie de 8.300 kilómetros cuadrados, una costa de 1.040 kilómetros, y una población de unos 600.000 habitantes. Su clima es mediterráneo, pero el norte es más húmedo que el sur debido a la menor incidencia de los rayos solares.
La isla se encuentra dividida administrativamente en cuatro provincias: Khánia, Rethymnon, Heraklion y Lasithi.
Hay dos aeropuertos internacionales, uno en Khánia y el otro en Heraklion, con conexión de vuelos de mucha frecuencia con Atenas, Mykonos, Santorini, Rodas y Salónica. En la costa norte hay varios puertos importantes.
Heraklion es la capital de Creta y también la ciudad más grande de la isla. Con sus más de 100.000 habitantes es la tercera ciudad de Grecia. La ciudad típicamente antigua se encuentra adornada con numerosas plazas y calles anchas empedradas, con edificios de no más de tres plantas, cuyos balcones miran al mar. Heraklion es poseedora de una famosa e importante vida nocturna.
Los lugares más turísticos de la isla comprenden a Agia Marina, Agia Pelapia, Agia Galini, Amoudara, Amnissos, Gouves, Kokini Chani, Limenas Hersonissou, Malia, Sitia y Stalida, y lo que no te puedes perder en Creta son: las Ruinas de Knossos, La Garganta de Samaria o el Laberinto del Minotauro. En el este de Creta se destacan especialmente ciudades balnearias, como la encantadora Agios Nikolaos, junto a la espléndida Bahía de Mirabello. En el oeste de Creta, destaca la ciudad de Rethymno, antigua ciudad medieval, de calles estrechas, viejos palacios venecianos y minaretes turcos.
Creta es un destino de referencia para los viajeros europeos. La isla seduce a los turistas con sus playas de arena, su animación y sus lugares antiguos excepcionales. Creta ha desarrollado, principalmente en el norte de la isla, una importante industria turística que atiende cada año a dos millones de visitantes.
Creta es ideal para viajes con estancia de una o dos semanas. A los que les gusta las vacaciones tranquilas se les aconseja evitar los meses de julio y agosto, ya que la isla recibe una invasión de turistas europeos.
El mar en Creta es de temperatura tibia en verano, ideal para nadar. La temperatura en mayo ronda los 20ºC y sube hasta los 26-27ºC en julio para volver a descender en noviembre hasta los 20 y en pleno invierno hasta los 17 grados.