Lugares de interés

Gran Teatro de la Habana Vieja
Castillo del Morro
Plaza de la Catedral
La Bodeguita del Medio

Habana Vieja

La Habana Vieja es la zona más antigua de la capital cubana. En su conjunto posee un trazado urbanístico semejante a una gran lente biconvexa de unos 5 km² de superficie, donde todavía quedan restos de las murallas que durante dos siglos la protegieron con un cerco de piedras y la configuraron como un recinto militar defensivo. La Habana Vieja es un barrio de visita imprescindible, el mas antiguo de la capital, alberga casi un millar de edificios, los mas antiguos de los cuales se remontan al siglo XVI. La Habana Vieja es la ciudad antigua, formada a partir del puerto, el centro oficial y la Plaza de Armas, en ella se encuentran todos los grandes monumentos antiguos, las fortalezas, los conventos e iglesias, los palacios, las calles estrechas, los portales, el gentío humano, etc... La Habana Vieja es el conjunto colonial mas rico de Latinoamérica, declarada en el año 1982 por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad.
En la actualidad, la Habana Vieja es una de las zonas más turísticas de la Habana y de Cuba en general, debido en gran parte a la restauración de iglesias, fortalezas y otros edificios históricos. Además la Habana Vieja dispone de restaurantes de todo tipo: desde paladares (lugares familiares de comida criolla) hasta restaurantes gourmet e internacionales. También se encuentran muchas librerías, museos y tiendas. Debido a la gran cantidad de turistas la vida en la Habana Vieja es muy activa y en ella se llevan a cabo ferias de artesanías, libros, presentaciones artísticas, etc. El grueso de los atractivos turísticos de la Habana Vieja se concentran al norte de la calle Lamparilla y en un recorrido casi obligado puede tomar como eje la calle Obispo, en cuyas cercanías se encuentran la Plaza de la Catedral, el Castillo de la Real Fuerza, la Plaza de Armas y los principales restaurantes como El Floridita y la famosa Bodeguita del Medio, lugares emblemáticos que no pueden dejar de visitarse, además de hoteles históricos como el Ambos Mundos, estrechamente ligado a la figura del escritor Ernest Hemingway.
La mejor manera de conocer la Habana Vieja es caminando, las distancias a recorrer son cortas y la concentración de sitios interesantes, lugares para comer, merendar o simplemente visitar no hacen necesario utilizar otro medio de transporte. En ese entorno también se encuentran algunos de los mas interesantes museos que se pueden encontrar en La Habana; entre ellos el Museo de Arte Colonial, el Museo de la Ciudad, el Templete, Casa de la Obrapía, y Casa de África, entre muchos otros, museos todos con exposiciones de nivel internacional. Hacia el extremo sur de la Habana Vieja se encuentran la Estación Central de Ferrocarriles, de gran valor arquitectónico y próxima a la cual se conservan importantes ruinas de la antigua Muralla de La Habana; está además el Museo Casa Natal de José Martí, la Iglesia de Paula y la Alameda de Paula, el más antiguo paseo de la ciudad y, aunque casi olvidado, uno de los mas bellos. Pasear por estas calles es todo un lujo y a pesar de su aspecto austero, la Vieja Habana es un lugar que hay que conocer despacio, tan despacio como el tiempo que no pasa por ella.