Lugares de interés

Avenida de los Baobabs
Turistas visitan la avenida de los árboles Baobabs
Baobabs en Madagascar
Maravillosa imagen de los Baobabs al caer la tarde

Avenida de los Baobabs

La Avenida de los árboles Baobabs es una pequeña y gran maravilla, un paisaje único y de ensueño, capaz de atraer a turistas de todo el mundo, un autentico emblema para la isla de Madagascar. Científicamente los Baobabs son llamados Adansonias. Existen 8 tipos de especies de Adansonias en el mundo, seis de las cuáles se encuentran y crecen en Madagascar. Las otras dos especies crecen una en África continental, y la más pequeña y menos conocida en Australia. Los Baobabs pueden crecer más de 25 metros, pueden llegar a tener una circunferencia de tronco de hasta 40 metros y pueden llegar a vivir hasta 4000 años. El Baobab es el árbol nacional de Madagascar y la famosa avenida de Baobabs se encuentra en un camino de tierra o barro entre Morondava y Belon’i Tsiribihina, en la región de Menabe, al oeste de Madagascar. Morondava, es una ciudad sobre la costa occidental de Madagascar. Este camino con más de una docena de Baobabs de más de 800 años se constituyó como el primer monumento nacional de Madagascar, aunque no está considerado parque natural. Los Baobabs, son árboles verdaderamente curiosos, emblemáticos y muy llamativos por donde se los mire. La zona, a pesar de su gran popularidad entre los turistas que visitan el continente africano, no posee un centro para visitantes, y tan sólo se encuentra resguardada por un proyecto de eco-turismo. Los Baobabs se encuentran por toda África subsahariana, pero es en la isla de Madagascar donde las numerosas especies alcanzan su máximo de esplendor. Esta isla posee una fauna única, en la que destacan los pequeños lémures, unas tierras fascinantes que nos asombran con sus colinas verdes y sus grandes campos de arroz, enormes e interminables playas de arena blanca y palmeras que provocan el asombro de todo viajero que visita la isla, pero son probablemente los Baobabs, árboles gigantes, antiguos, maravillosos y misteriosos lo que más impresiona de esta isla africana. De los Baobabs se aprovecha todo, la corteza para hacer cuerdas, las hojas para hacer infusiones y el fruto como dulce caramelo. Quizá por eso muchos poblados indígenas se levantan alrededor del más viejo de los baobabs, y por eso también es posible que estos viejos árboles se encuentren en peligro de extinción.