Lugares de interés

Salinas de color rosado
Salinas en Isla de Sal
Salinas en Cabo Verde
Lago en Pedro Lume

Salinas de Pedro Lume

En la zona norte de la Isla de de Sal en Cabo Verde, más o menos en los alrededores del aeropuerto, se encuentran las Salinas de Pedra de Lume, una joya o, simplemente, un museo al aire libre. Se trata de antiguas salinas sobre el fondo del cráter de un volcán. Las Salinas, situadas al norte de Santa Maria, es un lugar extraño y misterioso de color rosa que recuerda al lago Rosa de la ciudad de Dakar en Senegal.
La historia de las Salinas es muy interesante, fue el capitán Manuel Martins quién empezó a trabajar la sal y se instaló en Pedra de Lume. Luego, fue propiedad de Francia y las Salinas del Midi gestionaron esta explotación hasta la independencia de Cabo Verde en 1975. Fue entonces un territorio francés, con sus fronteras y moneda propias. La ciudad de Pedro Lume tenía un hospital. Las barracas que construían los obreros se llamaban Casa Farou, el nombre de la persona que las construyó. Todavía hoy se pueden ver, así como los postes y poleas, los raíles y el túnel para llegar a las salinas que se acabó de construir en 1804, una pequeña iglesia abandonada y los restos de un gran edificio de madera nos recuerdan el pasado industrial del lugar. Con la independencia de Cabo Verde, la producción se ralentizó y en la actualidad las salinas solamente producen sal para el consumo de la isla. Encontrarás allí algunos trabajadores, pero las salinas están desiertas y parece más bien una tierra de nadie. Pero te puedes imaginar fácilmente la vida y la agitación que había antaño en este lugar. Las salinas de Pedro Lume son ahora junto a las espectaculares playas, la principal atracción turística de Isla de Sal, que se han convertido en una especie de gran spa al aire libre al que acuden los turistas para beneficiarse de los masajes con lodo y baños en aguas de alta concentración en sal.
A poco más de tres horas de avión del sur de Europa este archipiélago atlántico ofrece una cada vez más asentada oferta turística y paisajes vírgenes que aún no han sido devorados por la industria vacacional.
A día de hoy las salinas son un paraje frecuentado por viajeros, especialmente surfistas que practican el surf sobre las olas en las playas adyacentes. Lo que sorprende de estas salinas es su espectacular ubicación, ocupan el fondo del cráter de un volcán extinto que alcanza, en su parte más ancha, el kilómetro de diámetro. Si buscas para tus vacaciones un destino tranquilo, la Isla de Sal es el lugar ideal, no hay grandes aglomeraciones, sólo poblaciones tranquilas y unos pocos hoteles, y de paso no dejes de visitar las Salinas de Pedro Lume.